La Campana de Hubbert

La Campana de Hubbert
¿ En qué punto estamos ?

Ésta es la cruda realidad:

Cénit de producción del uranio, en el año 1981.

Cénit de producción del petróleo convencional, en el año 2005, año cero de la Era Hacia el Colapso.

Cénit de producción de gas natural, estimado para 2020.

Cénit de producción de carbón, estimado para 2025.

Luego volveremos a la Edad Media, pero esta vez con 7. 000 millones de habitantes sobre la Tierra.

Ésta es la realidad, el resto pajas mentales tierraplanistas.












Curva energética de la Historia.
La realidad no entiende de corrección política, mayorías, cuotas, ni opiniones consensuadas. La realidad, es.

Hacia el colapso

domingo, 16 de diciembre de 2012

Intrahistoria ( III ) ¿ Qué está pasando con el Banco Popular ?






El gran problema de España es que sus enemigos sí creen en lo que hacen, en cambio los primeros llamados a defenderla - sus gobernantes - , no creen en España.


                                                                                                     Haciaelcolapso




                                                                                           ¡ Dios, qué buen vasallo, si tuviese buen señor !

                                                                                                     Cantar del Mio Cid




Zapatero fue un presidente nefasto para España, algo así como un virus troyano que nos destruyó en lo político y en lo económico.

El de Pucela llegó a secretario general de la P$O€ y luego a presidente de gobierno por pura suerte para él y desgracia para España, y es que en su partido - secta, el nivel de sus dirigentes es paupérrimo, con decir que el más brillante en Ferraz es Rubalcaba, está dicho todo.

Hablando con propiedad, en la P$O€ no cabe buscar al más brillante, lo que procede es dar con el menos mediocre.

El hecho de que Zapatero haya estado casi 8 años al frente de España es como si le das el poder a un adolescente onanista: indefectiblemente su labor devendrá en desastre..

Resumiendo, ese individuo no daba para más, sólo se trataba de un becario con ínfulas de estadista y que, para colmo, quería llegar a Nóbel de la Paz.

El caso de Mariano es distinto.

El registrador de la propiedad tiene a sus espaldas un largo currículum en labores de gobierno, conoce perfectamente el percal, sabe lo que está haciendo. Además tiene tras de sí 11 millones de votos, mayoría absoluta. Con tamaño poder tiene la posibilidad de arreglar el destrozo socialista, poner coto a las injusticias perpetradas por los garrulos separatistas, valga la redundancia, acabar con la la corrupción, el latrocinio en que ha derivado el chanchullo autonómico, en definitiva, llevar a cabo lo prometido en su programa electoral, pero, en el colmo de la perfidia, está haciendo exactamente lo contrario a lo prometido.



El Banco Popular



El Banco Popular es el más eficiente de Europa y hasta no hace mucho estaba entre los tres más eficientes del mundo. A modo de ejemplo baste decir que cada empleado del Popular, de media produce como 7 empleados de cajas de ahorro.

El negocio del Popular se centra fundamentalmente en el clásico de la banca. Sus accionistas de referencia están concentrados entorno a un núcleo duro, comprometidos en el accionariado del banco, lo que le hace muy difícil ser comprado por un banco mayor.

Los anteriores párrafos son del dominio público, pasemos ahora a hablar de lo que no se cuenta, lo que se cuece en las alturas.



La intrahistoria



La Caixa quiere comprar al Popular, con lo que pasaría a ser el mayor banco español y a la vez, según ellos, españolizarían La Caixa. En el fondo temen el rechazo a los productos catalanes que hay en el resto de España. Ellos comprarían al Popular y le mantendrían con tal nombre fuera de Cataluña, así los clientes del Popular - la mayoría, de una fidelidad total - seguirían en este banco pensando que es el de siempre, cuando en realidad sería un banco catalán.

Fainé, presidente de La Caixa, sabedor que Ron, presidente del Popular, jamás se dejaría opar, le comunicó a Mariano su intención de comprar el banco madrileño...y Mariano, que no quiere más problemas con la cleptocracia catalana, facilitó una labor de debilitamiento del Popular para que así La Caixa lo pudiese comprar. Ahí es cuando vinieron los criterios de la auditoría de Oliver Wyman, criterios penalizadores para con el modelo de negocio del Popular, pero en cambio beneficiosos para el balance de La Caixa.

Fue un test de stress durísmo, sólo había un 1 % de probabilidad de que llegasen a materializarse esos criterios, unas condiciones surrealistas para España, de auténtica debacle económica inmediata. Ningún banco de España hubiese pasado una prueba cocinada ad hoc para suspenderla y que La Caixa rapiñase con uno de los mejores bancos del mundo.

Pero Ron estuvo rápido de reflejos y en dos semanas, entre el núcleo duro del banco, una plantilla eficaz y una clientela que cree firmemente en su banco, reunieron los más de 3.000 millones de euros que dicha auditoria reflejaba como necesidades de capitalización.

Aquí podemos apreciar a las claras la rápida capacidad de reacción de la empresa privada, algo totalmente impensable en el modelo de empresa pública, sumamente rígida.

El Banco Popular ha estado brillante, de estas durísimas semanas ha salido fortalecido. Ahora es sólido como una roca.

La Caixa habrá de buscarse otra víctima.

Mariano, ¡ qué mal has estado !, podías haber tenido un mínimo signo de patriotismo ahora que sólo te quedan unas pocas semanas para dedicarte a lo tuyo: ver Tele Deporte, correr en bicicleta y fumarte puros.

A estas alturas Joaquín Almunia estará ya preparando su mudanza de vuelta a Madrid, pero esta vez en calidad de presidente del gobierno español, impuesto tras nuestra intervención por Bruselas.

¡ Qué desperdicio, Mariano !, con la gran base social que tenías tras de ti hace un año, y has resultado ser un bluff.

Muchos somos los españoles que esperamos por un líder sin complejos; brillante y comprometido ciegamente con la unidad, integridad y el futuro de España.

Por supuesto que no está entre los más de 445.000 miembros de la casta política.

Un saludo a los amigos.


/*publicidad*/