La Campana de Hubbert

La Campana de Hubbert
¿ En qué punto estamos ?

Ésta es la cruda realidad:

Cénit de producción del uranio, en el año 1981.

Cénit de producción del petróleo convencional, en el año 2005, año cero de la Era Hacia el Colapso.

Cénit de producción de gas natural, estimado para 2020.

Cénit de producción de carbón, estimado para 2025.

Luego volveremos a la Edad Media, pero esta vez con 7. 000 millones de habitantes sobre la Tierra.

Ésta es la realidad, el resto pajas mentales tierraplanistas.












Curva energética de la Historia.
La realidad no entiende de corrección política, mayorías, cuotas, ni opiniones consensuadas. La realidad, es.

Hacia el colapso

sábado, 12 de noviembre de 2011

Hace 4 años decíamos... ( La paradoja energética )



El hecho de saber que todo se acabará, es un acicate más para disfrutar del hoy, de ese regalo de la naturaleza que es nuestra propia vida.


                                                       Haciaelcolapso





Nuestro universo, tal y como ahora lo conocemos, nació a partir de una descomunal explosión - el Big Bang - acaecida hace 15.000 millones de años.

 A raíz de esa colosal explosión se formó la masa, el espacio, y el tiempo, por lo cual no tiene sentido hablar de qué había antes del Big Bang.

Desde ese momento el universo no ha dejado de expandirse, lo cual, indefectiblemente, lo llevará a la muerte.

Si el Universo tiene masa suficiente - escondida en la materia oscura o en agujeros negros, - para detener ese crecimiento, llegará un punto en que esa expansión se invierta y el universo se contraiga hasta el punto primigenio, en una gran implosión: el Big Crunch: Nuestro universo moriría a fuego.

Esta posibilidad abre un aspecto apasionante: ¿Estamos atrapados en un universo palpitante en el que durante ciclos de billones de años se repiten nacimiento y muerte, en un eterno latido?

¿Estaríamos nosotros repitiendo nuestra idéntica vida por toda la eternidad? La religión hindú contempla esta posiblidad.

Si al contrario no hay masa suficiente como para detener la expansión del Universo, éste morirá por frío - el Big Chill -: las estrellas irán consumiendo su combustible nuclear hasta que todas mueran, convirtiéndose el universo en una fría sopa de átomos.

El Universo está condenado a morir.

Algo parecido nos sucede a los humanos con la energía: al agotarse los combustibles fósiles, nuestra civilización está condenada al aniquilamiento, pero si algún genial científico llegase a encontrar la panacea, una fuente barata e inagotable de energía, sucedería que toda la humanidad se lanzaría desaforadamente a devorar esa energía y ,como toda reacción energética produce calor, liberaríamos tanto calor que destruríamos la Tierra.

Ésa es la gran paradoja de la energía: no podemos vivir sin ella ni con ella.

Al igual que el universo, la especie humana está condenada a la aniquilación.

Un saludo a todos los amigos que seguís este blog.

© Copyright Enrique B. H. http://haciaelcolapso.blogspot.com
/*publicidad*/